Trucos para crear una start up si eres un emprendedor

Trucos para crear una start up si eres un emprendedor

A la hora de poner en funcionamiento una empresa o start up resulta necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones para que el éxito acompañe al emprendedor que se decanta por iniciar una nueva etapa. Uno de los primeros pasos que señalan los expertos que se debe dar es dibujar mentalmente el escenario que se va a seguir para convertir en realidad la idea que tenga el futuro empresario. Para ello, resulta útil plantear qué se quiere hacer, si la idea tendrá una buena aceptación por parte de los clientes y si se podrá lograr rendimiento económico de la actividad que se tiene en mente. También es importante que la persona que desea emprender una nueva etapa se evalúe a sí mismo para determinar si reúne en su perfil las características necesarias para liderar un nuevo negocio. Este punto es muy importante porque es posible que la idea empresarial sea interesante, pero si no viene acompañada de una actitud adecuada por parte del emprendedor se corre el riesgo de que la medida no llegue a buen término.

Es muy importante que el emprendedor se enrole en una idea en la que tenga pleno convencimiento y que le despierte auténtica pasión. En muchas ocasiones una persona se lanza a la puesta en marcha de un nuevo negocio porque está de moda en un momento determinado o porque conoce a gente que ha logrado dinero en un campo concreto. Sin embargo, lo que funciona para uno puede no hacerlo para otro si la persona no tiene las habilidades propias de un emprendedor y no cree hasta las últimas consecuencias en el proyecto que desea poner en marcha. Por otra parte, para poner en marcha una empresa o start up el terreno económico tiene mucha importancia. Resulta básico hacer una previsión real de costes. Para ello, conviene analizar el mercado en el que va a estar la nueva empresa o negocio y conocer cómo funciona la industria a la que se pretende acceder. Estos pasos también serán muy útiles a la hora de lograr la inversión procedente de socios interesados en participar en la nueva empresa.

En la misma línea, uno de los primeros pasos que debe dar un emprendedor es elaborar un completo plan de negocios. Este documento también servirá para aportar los detalles de la nueva empresa a posibles inversores. Este texto debe reflejar con todo lujo de detalles las operaciones que se van a llevar a cabo, la misión principal de la nueva empresa o start up, las previsiones económicas y financieras que se espera que tenga el negocio, el resumen ejecutivo, un análisis del mercado en el que desembarcará el nuevo negocio, el resumen de la propia empresa, así como ejemplos concretos del producto, servicio y contenidos que la nueva empresa tendrá como cometido. Dentro de la evaluación del mercado que se debe realizar tendrá mucha importancia acertar a la hora de detectar el nicho que podrá ocupar el nuevo negocio. De esta manera, se podrá realizar una mayor y mejor competencia y se tendrá una previsión adecuada de los beneficios que se lograrán.

Decisiones económicas

En los primeros pasos para formar una nueva empresa o start up el terreno económico se deberá atender con mucho detenimiento porque para que un negocio se consolide en su fase inicial será necesaria la presencia de financiación. Por ello, es importante elaborar un presupuesto en el que se refleje qué cantidad se necesita para llevar a cabo la idea y cuál es el montante al que tiene alcance el emprendedor. Este paso es habitual y recomendable que venga acompañado también del diseño de un plan de marketing. En cuanto a la financiación, el futuro empresario es importante que tenga claro de dónde va a sacar liquidez al principio. Donaciones, ahorros propios, capitales de riesgo, tarjetas de crédito, préstamos  e inversores pueden aportar dinero para arrancar. En el caso de los inversores, es importante que se trate de gente que, en la medida de lo posible, comparta la pasión por el tema u objeto que tendrá la nueva empresa o start up. Además, el emprendedor debe asumir desde el principio que deberá escuchar y atender debidamente a los inversores porque, al aportar capital, deben tener voz en el nuevo negocio.

Otro paso importante es elegir el nombre de la empresa o start up. En este punto es recomendable que el nombre elegido guarde relación con la marca y se pueda usar con libertad porque no esté registrado con anterioridad. Por otra parte, la denominación legal que tenga el negocio es también una cuestión muy importante. Para su elección el emprendedor debe decidir qué figura es la que le interesa más. Puede apostar por constituir una sociedad de responsabilidad limitada, una cooperativa, una corporación, una organización sin ánimo de lucro, ser el único propietario o rodearse de socios que le brinden apoyos económicos. Al margen de las cuestiones económicas y legales, es importante que el emprendedor tenga apoyo en el plano emocional para que se pueda centrar en su nueva empresa sabiendo que tiene el respaldo de su familia. De esta manera, la persona podrá afrontar su aventura profesional con un buen estado de ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *