Llama al 902202122

Dime qué manos tienes y te diré cómo eres

A lo largo de la historia de la quiromancia se ha intentado clasificar las manos por su forma. El método más popular es el creado por el conde D´Arpentegny en el siglo XIX. Carl Gustav Carus sintetizó el estudio elaborado por el conde, clasificando las manos en 2 tipos principales:

  • Mano prensil que se subdivide en: Mano elemental y mano motora
  • Mano táctil se subdivide en mano sensible y mano psíquica

Mano elemental: se caracteriza por sus dedos cortos y de estructura muy rígida y seca. Se asocia a gente robusta y con un trabajo muy duro. Las líneas de las manos son escasas pero muy marcadas.

Estas personas suelen ser muy afectivas con la gente en general, ya que les complace ser amables en su actividad.

Mano Motora: Es más delicada que la elemental. Sus dedos son más finos y delicados y ligeramente más largos. La consistencia de la mano es más elástica y dúctil.

En estas manos encontraremos marcadas más líneas, aunque con menor intensidad.  Si existe un exceso de líneas y éstas están poco marcadas, nos mostrarán a una persona que comienza muchas cosas y no termina nada. Si están bien marcadas, estaremos ante una persona con un gran talento y con una capacidad estética importante.

Esta mano puede darnos a un excelente profesional en culaquier actividad, aunque su dificultad será que deje de pensar en sí mismo y pueda transmitir su capacidad a aquello que le apasione.

Mano sensible: La mano sensible no es proporcional al cuerpo que la contiene: es más bien pequeña y con dedos finos. Es una mano hábil y de movimientos ágiles.

Este tipo de mano suele ser de personas poco realistas y que apenas conocen su verdaderas capacidades.

Dentro de una palma bien estructurada, esta mano puede darnos buenos actores, bailarines…pero si existe un exceso de líneas, nos muestra personas carentes de realismo y con mucha inestabilidad.

Mano psíquica: La mano psíquica es fina y alargada, parece como una continuación del brazo más que una mano propiamente dicha. Tiene un aspecto etéreo y frágil, de poca consistencia. En ocasiones se conoce como “mano de pianista”.

Si las líneas son poco definidas y muy enmarañadas, suele ser de perosnas que sienten pavor ante las situaciones duras de la vida y rehuyen la cotidianidad de forma huidiza. Si son líneas trabajadas dentro de unos montes bien definidos, nos indican que han encontrado el camino adecuado y que están en el mundo que les pertenece. Si es así, pueden llegar a alcanzar las más altas cotas de éxito.

Fuente: Contenido del curso de Quiromancia de CCC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>